Traductor

domingo, 22 de febrero de 2015

HEMOS SECUESTRADO A TU HIJO. LA ESTAFA

Recientemente, la Policía Nacional ha alertado acerca de un nuevo tipo de estafa que está empezando a extenderse por España. Se trata del "falso secuestro express".  Y lo peor de este tipo de engaño es que juegan con nuestros hijos.

El modus operandi es sencillo. La víctima recibe una llamada a su teléfono móvil con número oculto. En ella una voz le advierte que su hijo. o hija, normalmente niños pequeños, ha sido secuestrado.   Para realzar el realismo, suelen utilizar de fondo efectos especiales de sonido con la voz de un niño llorando.   El ataque psicológico es perfecto.  La víctima, que no espera una llamada semejante, se queda bloqueada y no acierta a analizar datos, como el de si ese llanto que se escucha de fondo es el de su retoño, o si es lógico el secuestro o no, dadas las costumbres u horarios de su hijo.  La voz le exige, acto seguido, una suma de dinero, que por regla general la víctima puede reunir de forma rápida. El dinero se paga por transferencia a un país extranjero, utilizando alguna de las muchas empresas que hay para envíos monetarios a otros países. 

¿Dónde entra la seguridad informática en este pútrido asunto? Pues en que para dar credibilidad al secuestro, los estafadores recogen información de las redes sociales. Gracias a ello saben la descripción física del niño, muchos de sus gustos, su nombre e incluso apodo... Y lo que es peor. También pueden saber el estado económico de la familia, lo que les ayuda a establecer la cantidad monetaria a pedir: nunca exagerada respecto a las posibilidades de la víctima, y siempre adecuada para ser obtenida en muy poco tiempo (un par de horas), pues de lo que se trata es de que la víctima no llame a la policía, el supuesto secuestrado no llegue a casa descubriéndose el pastel,  y el atribulado progenitor no se ponga en contacto con amigos o conocidos que, de forma más calmada, analicen el asunto y detecten incongruencias en la historia. 

Por tanto, ya sabéis: ojo a quién añadís a vuestras redes sociales, y vigilad que tenéis bien colocadas las opciones de privacidad para que vuestros datos solo los pueda ver gente de confianza.

domingo, 15 de febrero de 2015

HACE 4000 AÑOS, UN DÍA DE AÑO NUEVO...

En la ceremonia de la hierogamia o matrimonio sagrado, la gran sacerdotisa le recitaba al gobernante una serie de poemas de corte amoroso.  En las excavaciones en Mesopotamia se ha localizado alguna que otra biblioteca. Gracias a ello, recuperamos toda una colección de poemas que se recitaban en el Año Nuevo.   Por esta circunstancia, el 80% de la poesía sumeria conservada está escrita por mujeres y, dicho sea de paso, gracias también a las tablillas encontradas, se ha podido descubrir que no fue el rey Salomón el que escribió El Cantar de los Cantares, sino que son una recopilación de poemas de la hierogamia (supongo que el rey Salomón debió tener problemas con el procesador de texto, como Ana Rosa - IRONIC MODE OFF).

Con el poema de hoy inauguro una serie de artículos en los que iré publicando, poco a poco, algunos de esos poemas. Os advierto que algunos no pueden leerse en horario infantil.





"Él ha brotado;  Él ha florecido;

Él es lechuga plantada en el agua.
Él es el que ha adorado mi útero,
la fuente rebosante de mi jardín,
mi cebada creciendo alta en su surco,
mi manzano con resistentes frutos en su copa.
Él es lechuga plantada en el agua.
Mi dulzura, la dulzura que siempre me apetece.
Mi señor, la dulzura de los dioses,
el que más adora mi útero.
Sus manos son de miel, sus pies son de miel.
La dulzura que siempre me apetece.
El impaciente e impetuoso que acaricia mi ombligo,
el de las suaves caricias,
el que más adora mi útero.
Él es lechuga plantada en el agua."

domingo, 8 de febrero de 2015

PASTELERÍA SUMERIA

Hoy la cosa va de chuches.  Y es que los cabezas negras ya disfrutaban de esos maravillosos momentos en que uno se pone a picar algo que te estimule las endorfinas.   Se han encontrado recopilaciones de recetas (http://bedwyrblog.blogspot.com.es/2013/11/rico-rico-digase-en-sumerio.html)  gracias a las cuales sabemos que la cocina sumeria era bastante variada.  Eso sí, siempre que fueses una persona acomodada, pues si no, las chuches se reducían a unas gachas de avena, o como mucho, a chupar una raíz de regaliz, que tampoco está nada mal.

Para empezar, hay que señalar que hasta donde sabemos, parece que los sumerios conocían las tortas y los bizcochos, pero no se ha encontrado ninguna receta de galletas.  O bien no sabían hornearlas, o es que se conformaban con untar una tostada.  Esto último parece haber sido algo muy recurrido para "picar" entre horas y para agasajar a las visitas. Se toma una tostada, normalmente de avena o de cebada  y se cubre de miel, o requesón. Los mesopotámicos también conocían la nata (no sabemos si la montaban), aunque no parece que fuera su delicatessen favorita, y la mantequilla, tanto en su forma normal como salada.  La mantequilla se utilizaba, más que como golosina, como ingrediente para cocinar. Es posible que se  deba a que no se conservaba muy bien.   La miel parece haber sido el elemento más popular para los picoteos, conociéndose numerosos tipos de mieles de flores y de diversas calidades, que combinaban con frutos secos. 

En el apartado de bizcochos, parecen haber sido muy apreciados los elaborados con frutos secos: almendras, avellanas, piñones y, sobre todo, pistachos.  Ya en aquellos tiempos, los reinos elamitas, que hoy día constituyen parte de la nación iraní, eran famosos por la excelencia de sus pistachos, que exportaban por toda Mesopotamia.   Como no conocían el azúcar, volvían a recurrir a la miel para cubrir los bizcochos.

Las tortas, por lo visto, eran las reinas de los postres.  Se elaboraban, al igual que los bizcochos, sobre todo con harina de cebada o de avena, y se acompañaban de auténticas explosiones de ricas calorías. Entre las tortas que vemos nombrar en algunas tablillas están la de requesón, la de miel y frutos secos, la de higos (no sabemos si frescos o secos) y miel, la de higos y frutos secos (debía parecerse a lo que en algunas zonas de España se conoce como "turrón de pobre"), y la más curiosa de todas, que estaba cubierta de crema. No sabemos cómo se elaboraba la crema sumeria, pero por las descripciones, no parece haber sido lo que hoy día entendemos por una crema pastelera o crema inglesa, sino que más bien, debía parecerse a las natillas.  La reina de todas las tortas se elaboraba en la ciudad de Uruk, que era famosa por sus plantaciones de palmas datileras, y estaba elaborada con dátiles y miel. Las más caras llevaban dátiles de Uruk y miel del  sur de la actual Turquía, que se compraba en los mercados de la ciudad de Mari. Con semejante mezcla, suponemos que debía ser terriblemente empalagosa para nuestro gusto actual.

Y ya para acabar, podríamos añadir en el apartado de golosinas un par de elementos más:  Las empanadas de requesón y miel, y de queso y miel, que son las únicas empanadas dulces que conocemos, de todas aquellas que elaboraban los cabezas negras, y una golosina que consistía (creemos) en higos y miel macerados en vino de palma, y que debía parecerse un poco al actual arrope.  

PD: Y por si alguien se lo está preguntando, os confirmo que ya conocían y sufrían las caries.  Por suerte para ellos, los mismos sumerios acomodados, que podían meterse entre pecho y espalda una torta de dátiles y miel, también conocían sistemas primitivos para lavarse los dientes, por regla general frotándolos con determinadas ramitas.   Que luego los utilizaran o no, ya es otra historia...