Traductor

miércoles, 22 de julio de 2015

HIMNO A INANNA (I)


Estaba preparando documentación para la siguiente novela de Mesopotamia (que con suerte saldrá para Navidad) y encontré varias bellezas. Hoy comparto esta con vosotros.  Se trata de un himno a la diosa Inanna, aunque en la novela ya se la llamará Ishtar, por ser la III Dinastía de Ur.   Es un himno muy interesante pues realiza un paralelismo claro entre la diosa y el planeta Venus, que va a tener mucha importancia en la trama.  Más adelante os seguiré poniendo ejemplos de poesía sumeria e himnos religiosos. Os lo advierto. Algunos tendréis que leerlos fuera de horario infantil. 



¡Saludo a la Sagrada que aparece en los cielos!
¡Saludo a la Sagrada Sacerdotisa del Cielo!
¡Saludo a Inanna, Gran Señora del Cielo!


¡Antorcha Sagrada! ¡Saturas el firmamento de luz!
¡Aclaras el día al amanecer!

¡Saludo a Inanna, Gran Señora del Cielo!

¡Majestuosamente abrumadora Señora de los dioses annuna!
¡Llenas los cielos y la tierra de luz!

¡Saludo a Inanna, amada primogénita de Nannar!


Poderosa, majestuosa y radiante,
Brillas resplandeciente en la tarde,
Aclaras el día al alba,
Te yergues en los cielos como el sol y la luna,
Se conocen tus portentos tanto arriba como abajo,
Por la grandeza de la sacerdotisa sagrada del cielo,
¡A ti, Inanna, yo te canto!

miércoles, 15 de julio de 2015

EL ZIGURAT DE SARGÓN

Que nadie se asombre con el título. No nos referimos a Sargón el acadio, sino a Sargón II el asirio, que reinó entre el 722 y el 705 AC. 

Palacio de Sargón en Dur-Shurrukin.  No faltaba de nada.
Fue un rey usurpador, aunque se las daba de ser hijo de TiglathPileser III. Se hizo con el poder en un golpe de estado bastante sangriento, y salvo a la referencia a su supuesto ancestro, nunca hizo mención alguna de sus antecesores, lo que suena a que ni siquiera debía ser hijo ilegítimo.  ¡Pero cualquiera le pregunta por sus padres con la guardia real delante!  Fuer un conquistador y un constructor.

Entre sus construcciones está Dur-Shurrukin (la "Fortaleza de Sargón") que se convirtió en su capital en 717 AC. Aparte de una enorme muralla con 150 torres de defensa y 8 puertas, en la población destacaba la ciudadela del palacio real, sobre una plataforma de 14-18 metros, y en la que se localizaba el palacio propiamente dicho, un enorme templo con seis santuarios interiores, patios, almacenes, cocinas y, sobre todo, el zigurat.

Reconstrucción artística del zigurat,
visto desde el palacio real.
El zigurat de Dur-Sharrukin no llegó en muy buen estado a nuestros días, apenas una colina de restos. Se sabe, gracias a las tablillas encontradas, que tuvo siete pisos. No sabemos si eran de distintos colores, aunque se supone. Si un piso determinado estaba consagrado a  una divinidad, dicho piso era del color de dicha divinidad (blanco para Anu, azul para Ishtar...).

En realidad, duró poco la fama del zigurat, pues el hijo de Sargón II trasladó la capital a Nínive, y ya se sabe lo que pasa con las ciudades cuando dejan de ser capitales.

Actualmente, ya no podréis visitar, siquiera, las ruinas polvorientas del zigurat, ni tampoco los restos del palacio, pues todo ha sido destruido por los del ISIS. Pero gracias a iniciativas como la de Kais Jacob, podréis viajar a Dar-Shurrukin con la imaginación, mientras visionáis este maravilloso vídeo: