Traductor

domingo, 29 de noviembre de 2015

RÍO DE ALMAS: LAS MATRIKAS

Este es un tema por el que me habéis preguntado tantas veces, que deduzco que os lo cuento, o mandaréis unos individuos a darme una paliza.

Y así habló la mothya Kaumari: «Las tres virtudes de la matrika son la compasión, la valentía y el sacrificio. Sin compasión no habrá valentía, sin valentía no habrá  sacrificio y sin sacrificio no habrá compasión.  Observad en qué  me he convertido, mis hijas. Yo fui sacrificada  y he vuelto.»
(SUCESOS DE LA GRAN CASA – Kenizé Mahajan)
LA IDEA

Matrikas hindúes repartiendo leña.
Como debe ser.
¿De dónde me vino la idea de estas mujeres?  Pues bien, en la mitología hindú existen unas semidiosas, las matrikas o devirashas, que se dedican a asistir a los dioses en el bonito deporte de masacrar demonios. Suelen ser descritas como bellas y peligrosas, gracias a determinados poderes que poseen.  En tiempos remotos se las describía de forma negativa, pero con el tiempo ganaron ese aspecto de protección. Me gustaba que tuvieran una parte un poco oscura pero un carácter claramente positivo.  Por otro lado, me atraía esa participación que tienen en algunos de los mitos de la literatura más antiguos de la humanidad. Y es que la literatura y los mitos tienen una gran importancia en esta saga, aunque tardaréis un poco en captarlo (tranquilos, que son varias novelas y hay que tomarlo con calma). 

EL ORÍGEN

Matrika de orígen ghul, de la tribu
Jazhee
Hace más de 500 años, la Última Venida de los aguadores  produjo  una de las mayores guerras que Tierra Madre ha conocido. Millones de personas murieron y casi toda la cultura y el saber fueron arrasados.  La última batalla fue delante de Río de Almas, y a punto estuvo de perderse todo, pero en el último instante los dragones ayudaron a la humanidad, salvando el día y haciendo que los aguadores volvieran al sitio (desconocido) de donde provienen. 

Durante la batalla sucedió algo singular. Y es que el último de los gusanos gigantes fue salvado por un grupo de mujeres. En Río de Almas había una escuela de bailarinas (como las actuales geishas japonesas) y ellas sacrificaron sus vidas para salvar la del gusano, que más tarde fue nombrado Rey de Reyes.  Tras la batalla, y en medio de la reconstrucción de los reinos (algunos desaparecieron y otros subieron como la espuma), los gobernantes, aparte de encumbrar al Rey Gusano, con el fín de mantener la paz y la estabilidad, decidieron que se creara una institución, el Matrikado, a partir de la escuela de bailarinas.  Ellas serían la guardia del Rey Gusano, sus ojos y sus manos. Las cumplidoras de sus decisiones y órdenes. 

Ruinas de la Casa Azul, en el Reino Xing.
Tal vez algún día...
Ya desde el principio ganaron una gran fama. La Gran Casa fue fundada por la legendaria mothya Kaumari, la cual escribió las normas y reglas del matrikado. Otra mothya famosa fue Li Wenling, fundadora de la Casa Azul, en el Reino Xing.   Y es que, dado que los gobernantes tomaron la decisión de colocar un virrey por cada reino en Río de Almas, para vigilar sus intereses y realizar negociaciones importantes con el Rey Gusano como árbitro, las matrikas decidieron abrir una Casa en todos aquellos reinos que lo aceptaran, con el fin de fomentar el hermanamiento entre todas ellas. Así pues, desde el primer día hubo tres casas: la Gran Casa en Río de Almas, la Casa de Piedra en la Unión Ranij y la Casa Azul, en el Reino Xing.   La Casa de Piedra ha producido algunas de las mejores diplomáticas y pensadoras del matrikado. La Casa Azul tuvo mala suerte, pues cuando el rey Gusano dió permiso para que los ghuls se independizaran del Reino Xing, el rey dorado Weng Fei ordenó que fuera cerrada.  Fue entonces cuando se fundó la Casa de Hierba y Cuero, en las estepas ghul.

"Y tras tocar tres veces el suelo con la frente, la joven Aridai preguntó: « Oh, respetada, ¿cuál es, entonces, el significado?». Y sabiendo que llegaba su último aliento, la mothya Li Wenling les dijo: « Mis amadas hijas, si permanecéis juntas como este haz de flechas podrán doblaros, pero nunca romperos.»
(SUCESOS DE LA GRAN CASA – Kenizé Mahajan)


EL MATRIKADO

Desde niñas entrenadas para sacrificarse
Cualquier niña de Tierra Madre puede ser una matrika.  Todas son voluntarias y se las considera iguales, tanto si son de buena familia o nobles, como de familia humilde. Incluso hay antiguas esclavas rescatadas.  Todas saben que su vida será de sacrificio, pues el fin último de una matrika es conservar la paz incluso a costa de su propia vida.  Se les permite casarse y tener hijos y, de hecho, muchas matrikas siguen los pasos de sus madres. Si una matrika llega a una edad en que considera que ya no "está para trotes" puede solicitar que la dediquen a labores auxiliares, pues en la Gran Casa siempre hay trabajos para ellas, como profesoras, artesanas, bibliotecarias, consejeras... Pero siempre tendrán que estar dispuestas a ofrecer su vida si se les requiere en una emergencia.

Una matrika mandando un ejército. 
Aunque se las conoce por ser guerreras temibles y muy hábiles en el uso de todo tipo de armas, su labor principal transcurre en el mundo de la diplomacia. También pueden actuar como guardaespaldas e incluso como asesinas, si hay que eliminar a algún gobernante peligroso.  En raras ocasiones el Rey Gusano puede reunir un regimiento y enviarlas como un pequeño ejército para acabar con un problema.  Muchas de ellas actúan de forma encubierta, siendo los ojos y los oídos del Rey Gusano, y si es necesario, pueden cambiar la diplomacia por el generalato, pues son buenas estrategas.

Si deseas iniciar una guerra injusta no enfades a las matrikas, o tus aventuras durarán poco. 

EL ENTRENAMIENTO

El Kalaripayatu.  Las convierte en armas letales
El ingreso en una Gran Casa se produce a los 8-9 años de edad.  Los primeros años transcurren con un plan de estudios intenso, en el que se las enseña idiomas, la cultura y religión de los distintos reinos, su historia (la poca que se conoce), así como a leer y escribir, En esa etapa aprenden baile, considerándose una disciplina importante.  A los 10 años sus estudios pueden especializarse, pues las distintas casas poseen buenas bibliotecas, y la de la Gran Casa es, posiblemente, la más grande de Tierra Madre.   A esa edad, junto a las clases de baile, comienzan  a recibir instrucción de Kalaripayatu.  Se trata de un arte marcial ancestral que les proporciona flexibilidad, agilidad y que convierte su propio cuerpo en un arma temible.  A los 11 son entrenadas en el uso de todo tipo de armas.  Esa triple combinación de conocer el uso de todas las armas, la flexibilidad del baile y la agilidad del kalaripayatu, es la que les convierte en las mujeres peligrosas que son. 

Matrikas del Ducado de Myrev,
en el Sacro Imperio
Un hecho curioso es que el entrenamiento con armas, a partir de los 14 años, se realiza con traje de baile. Si las ropas son dañadas durante el entrenamiento, la jovencita tendrá que dedicar parte de su tiempo de ocio o de sueño a reparar el destrozo, y deberá presentarse al día siguiente de punta en blanco ante el profesor/a. (En las distintas casas hay hombres como instructores, profesores y en labores auxiliares.) A los 16 años es el momento de ser puesta a prueba. Se le ordena acompañar a alguna matrika experimentada en diversas misiones, al principio sencillas, y más tarde complicadas, con el fin de que vaya adquiriendo experiencia. Si lo hace bien, a los 19 años se le concede el matrikado, durante una ceremonia en la que bajará a las catacumbas de la Gran Casa y depòsitará su viejo traje de baile en un nicho. Esas ropas serán, un día, su mortaja.

A partir de ese instante la joven ya es una matrika y puede participar en misiones sin acompañar a nadie. Si su labor y dedicación es destacada por sus superioras, a los 26 años será llamada a la Gran Casa (si es de otra casa externa) y se le ofrecerá la posibilidad de ser una Bahana. Para ello deberá cumplir con misiones de índole más delicado. Si lo supera y acepta el cargo, será bahana. Una Bahana se encarga de las misiones más peligrosas, sobre todo diplomáticas.  También forma parte de un consejo, tanto el consejo directivo de la Mothya, como otros diversos, como el consejo de enseñanza, el de política, el de economía etc...

Matrika en una misión. ¿Diplomacia, tal vez?
Mothya es el máximo cargo en una Casa.  Son elegidas democráticamente, y a la elección concurre también una representante de las otras casas, que posee un voto.    Aunque se las considera iguales, se da por supuesto que la Mothya de la Gran Casa es la más importante de todas, por ser la que está en contacto con el Rey Gusano.  Las hijas de una mothya no pueden ser matrikas, salvo que renuncien al apellido de la madre y adopten el del padre, a fin de evitar favoritismos. Esto adquiere más importancia si la chica es de orígen ranij o de algunas tribus ghul, donde hay sociedades matrilineales o matriarcales.   A efectos prácticos es como si se renunciara a la herencia o a la propia familia, lo que aumenta el sacrificio de la muchacha.

Gracias a ellas Katul ha disfrutado de casi 600 años de tranquilidad. ¿Podrán mantener esa paz en los tiempos oscuros que se avecinan?


Y por hoy nada más. El próximo día os hablaré de los distintos reinos. 

domingo, 22 de noviembre de 2015

TIERRA MADRE Y RÍO DE ALMAS

Con este artículo voy a iniciar una serie con la que iré explicando aspectos de la saga Río de Almas, de próximo estreno.

"En aquellos tiempos los hombres vivían en armonía, y el hermano no luchaba contra el hermano, ni la esposa contra el esposo. Pero los aguadores hablaron en sus oídos y la discordia entró en las tiendas de piel. Y el hermano luchó contra el hermano…"
(Historia Secreta – Autor ghul anónimo)

¿QUÉ ES TIERRA MADRE?

Tierra Madre. Un mundo con dos lunas
y una gran cantidad de auroras boreales.
El sueño de un fotógrafo
Tierra Madre (Katul en lengua "cortesana antigua" Ka - Tierra / Tul - Madre) es  lo que habitualmente se conoce como un "supercontinente". Un único continente rodeado por un solo océano. O, por lo menos, eso creen sus habitantes, pues nadie ha navegado hasta  muy lejos. Los barcos son más adecuados para el cabotaje o la navegación fluvial. También hay globos, pero son de aire caliente y deben "repostar" con cierta frecuencia.  Hasta donde sus habitantes saben, por tanto, solo existe ese gran continente en su mundo. Está surcado por dos enormes ríos: el Blanco y el Negro.  El río Negro es un lugar hostil, lleno de esclavistas, y con tierras ignotas donde los rumores sitúan reinos que desaparecieron hace mucho tiempo. Algunos pueblos de Tierra Madre intentan en estos instantes colonizar pequeñas porciones de tierra en esa zona.  

Ciudad de Aguas (la aduana), en el Río Blanco
Dos grandes porciones de Tierra Madre son por completo desconocidas: El Desierto Rojo y la Tierra Prohibida, esta última es donde viven los dragones. Nadie que haya viajado a ambos lugares ha vuelto para contarlo. También hay un gran mar interior que se abre al gran océano por  un pequeño estrecho. En su centro sobresale una gran isla, donde está el Señorío Shobu. Los shobus no son amigos de los extranjeros y, aunque tienen un virrey en Río de Almas, no aceptan visitas a sus tierras.  
El Río Blanco, que es el más largo de los dos, está lleno de ciudades y pueblos. En tiempos antiguos esa zona fue un reino, que quedó totalmente destruído tras última venida de los Aguadores (U.V.). Desde entonces las viejas ciudades son independientes y libres, aunque están bajo el mandato no oficial de la Asociación Hanse.  La última ciudad antes de la gran bahía es Río de Almas, la cual se levanta junto a una gigantesca cascada.

COSMOGONÍA

Dos lunas.  De ello salen romances e historias
La última venida destruyó todas las bibliotecas y, con ellas, los recuerdos y la historia de los distintos pueblos. Los pocos textos antiguos que se conservan dan a entender que hubo tres lunas antiguamente.  A día de hoy solamente quedan dos, la luna de plata (blanca), y la de cobre (roja). Una tercera luna, más pequeña, la de hierro o negra, cayó al suelo creando con su choque lo que hoy es el Mar Interior.  También en el choque mató a los gusanos gigantes. Según esos textos, antes de que aparecieran  los hombres Tierra Madre estaba habitada por los dragones, los gusanos gigantes y las mariposas gigantes.  Los dragones aún viven y son inmortales, tratando con bastante indulgencia a los humanos, como si fueran unos hijos a los que hay que guiar con benevolencia, lo que no impide que prohíban la entrada a su territorio.  De las mariposas se sabe poco, aparte de su tamaño. Uno de los negocios más florecientes es la búsqueda en las montañas de yacimientos de seda de mariposa, muy útil para fabricar mantas, y de cera.  La cera tiene muchas utilidades prácticas en la vida diaria, como la de calentar agua.

De los gusanos se rumorea que eran inmortales y sabios, y que también vivían en el mar, pero actualmente solo sobrevive uno, el Rey Gusano, que habita en Río de Almas. Nadie ha visto ningún gusano marino..  En tiempos remotos Tierra Madre estaba llena de árboles gigantes, los cuales se agrupaban a modo de "árboles-bosque". Los árboles más viejos se fosilizaban y los jóvenes brotaban encima, creando unas estructuras inmensas. Bajo ellas residían los gusanos gigantes, en cavernas enormes iluminadas por hongos fosforescentes de los que se alimentaban.  La única ciudad-bosque que aún se conserva, o que se conoce, es Río de Almas. 

Solamente hay dos estaciones reseñables: el verano y el invierno.  En los cambios de estación se producen, durante varios días, enormes auroras boreales que algunos atribuyen a causas mágicas. Se piensa que cuando las auroras se vuelven rojas, es que los aguadores están acercándose.

"Somos humildes, pero a fin de cuentas, orgullosos; somos crueles, pero a fin de cuentas, clementes; somos infinitos, pero a fin de cuentas, pocos; somos iguales, pero a fin de cuentas, distintos.”
(Historia Secreta -  Autor ghul anónimo)

RÍO DE ALMAS

Las Rocas del Tridente, al pie de la Gran Cascada
La última ciudad-gusano donde reina el último de los gusanos gigantes.  Una gigantesca estructura, imposible de escalar o atacar, junto a una descomunal cascada cuyas aguas se precipitan directamente a la Gran Bahía o Bahía del Tridente.   Río de Almas puede dividirse en dos grandes zonas: la superior, que es la ciudad-bosque. y la inferior que es la antigua ciudad de los gusanos. Un ramal del río penetra en la ciudad y la recorre por su interior, creando pèqueñas cascadas que se aprovechan para piscifactorías y donde, por regla general, vive la gente más humilde.  Los pudientes prefieren habitar en casas-árbol en la superficie, aunque sean más frías en invierno.

El puerto interior, en la gran caverna.
Nadie sabe cómo se llamaba antiguamente.  Su actual nombre se le puso tras la última venida.  Hace casi 600 años, cuando los aguadores aparecieron por última vez y casi destruyeron el mundo, la última resistencia se produjo en esta ciudad.  Medio millón de humanos murieron en una sangrienta batalla, que se logró ganar gracias a la intervención in extremis de los dragones.  Muchos hombres cayeron en ese instante. Los dragones cantan a sus muertos para acompañarlos hasta la otra vida (creen en la reencarnación), y ese día terrible varios dragones, posados en las Rocas del Tridente, bajo la cascada, cantaron para los humanos fallecidos.   Miles de cuerpos bajaron lentamente por el río con una pequeña luz sobre sus pechos, en dirección al mar, y al ver ese espectáculo de lucecitas los presentes tomaron la decisión de nombrar a esa ciudad "Río de Almas", en recuerdo de los fallecidos.

EL REY GUSANO

Matrikas. Mejor no te metas con ellas,
por la cuenta que te tiene
Otro de los sucesos que acontecieron en aquella terrible batalla fue que el último gusano vivo fue salvado. Y quienes lo salvaron fueron un grupo de mujeres que trabajaban en una escuela de danza y diversión (una especie de geishas). Casi todas murieron sacrificándose para salvar al gusano. Los representantes de los reinos que quedaban decidieron otorgar, a dicho gusano, el título de "Rey de Reyes", y se decidió crear una institución, el Matrikado, como guardia personal del monarca. 

El Rey Gusano no tiene poder sobre los asuntos internos de los distintos pueblos, pero sí que lo tiene sobre los asuntos entre reinos. Solamente él puede decidir si una guerra es justa, o si un tratado comercial es injusto.  Puede prohibir lo uno o lo otro.  Si se le desobedece enviará a sus matrikas como consejeras, como generales, como diplomáticas o, incluso, como asesinas, para hacer cumplir su voluntad.   Si alguien inicia una guerra injusta contra un vecino, se enfrenta a la posibilidad de ser destruído. por ello. Tierra Madre ha disfrutado de casi 600 años de una paz relativa, pues alguna guerra sí que ha habido, como cuando el Rey Gusano dió permiso a los ghul para independizarse del Reino Xing.  Se han evitado muchos abusos. Por ejemplo, en el Río Blanco la esclavitud está prohibida, así como la usura.  Pero ninguna paz es eterna.

LOS AGUADORES

Rumores de guerra. Empieza la historia
Nadie sabe bien quiénes son ni de dónde vienen. Unos dicen que de otro mundo, otros que de más allá del mar. Los hay altos y bajos, blancos y negros, de muchos tipos distintos... Circulan rumores de que se alían en secreto con gobernantes, esparciendo la semilla de la discordia.  En todo caso, aparecen cada 500-600 años para intentar destruir a la humanidad. Reinos florecientes desaparecen por completo, ciudades famosas se convierten en polvo, pueblos insignificantes pasan a  ser imperios. La última vez casi  consiguen su objetivo. Como dije antes, Tierra Madre ha disfrutado de una paz tranquila durante más de 500 años, pero en el momento actual todo el mundo parece desear que cambie la situación.  Hay intranquilidad, odios secretos, cuentas que saldar y rumores de que los aguadores están volviendo, ¿Podrá el Rey Gusano con sus matrikas evitar una nueva hecatombe que podría ser la definitiva?  ¿O tal vez, después de todo, las matrikas no fueron creadas para evitar lo que es inevitable?

De las matrikas hablaremos el próximo día.

lunes, 2 de noviembre de 2015

DECORANDO INTERIORES

El tema de hoy hay que tratarlo con sumo cuidado. Y es que sabemos poco acerca de cómo decoraban los edificios los sumerios, lo que no significa que no sepamos nada.  Voy a intentar ser preciso y concreto.

Detalle de una pared del Palacio
de Mari.
Hay un tema sobre el que no hay ninguna duda. En concreto, el de la apariencia exterior de los templos o los zigurats.  A los cabezas negras les gustaba tirar de brocha.  Hoy en día las ruinas son un montón de cascotes, del color del barro del que estaban hechos los ladrillos. Pero en otros tiempos las casas estaban encaladas. Y en el caso de palacios o templos, pintadas. Se han encontrado templos que fueron de un solo color, como el Templo Blanco de Uruk, o el zigurat de Anu de Uruk, ambos cubiertos con una generosa capa de cal que aún impregna parte de los restos.  En otros casos, le echaban más imaginación, dependiendo del gusto del gobernante o, en el caso de los templos, del color que representaba al dios de turno (blanco para Anu, azul-lapislázuli para Inanna, gris para Nannar, azul claro para Enlil...). El piso superior del zigurat de Ur era azul, por estar cubierto de ladrillos vidriados imitando el lapislázuli. Algunos zigurat, como el de Babilonia, tuvieron un piso de cada color. 

Decoración con conos (Templo de los Conos de Uruk)
Los palacios se decoraban, como he dicho, al gusto del gobernante y a la moda del lugar. Y la moda en Mesopotamia, desde Eridu hasta Ebla, consistía en pintar de colores. Con motivos geométricos, por regla general.  Las paredes del Palacio de Mari debían destacar desde  lejos con sus adornos de color rojo.  Pero esto nos plantea un problema. Y es que sabemos más o menos cómo se decoraba por fuera, pero ¿y por dentro?  Aquí nos tropezamos con el típico problema de los yacimientos sumerios: la falta de restos.


Detalle de una decoración con conos.
El color se ha desvaído con los siglos. 
Empecemos por el principio. ¿Pintaban los sumerios las habitaciones de colores?  Bien, parece ser que sí. Y mucho. Igual que hoy día, no eran aficionados a una pared blanca. Pudo haber templos que se conformaban, por así decirlo, con el rojizo color de los adobes, como el Templo Rojo de Uruk, pero otros no.  Solamente hemos encontrado un trozo de pared donde aparecieran restos de pinturas en lo que pudo ser un templo. Un pedazo humilde y pequeño, pero en el que se ve un fondo rojo en el que resaltan unos motivos vegetales.  En el Palacio de Mari se han encontrado más pinturas aún.  Representan hombres, mujeres y gacelas y plantas.  Eso nos hace pensar que los palacios, los templos, y las casas de ciudadanos acomodados, debieron ser una explosión de pinturas por todos los rincones.   Los sumerios debieron tener su Capilla Sixtina y su Miguel Ángel, aunque el tiempo nos haya robado sus obras. 

Reconstrucción imaginaria de lo que pudo ser
un patio del Palacio de Mari.   Obsérvese
la explosión de policromía.  Solo faltan más
plantas en el jardín. 
Y he dejado para el final la más bella muestra de decoración que se ha podido encontrar.  En los restos del recinto sagrado de Inanna de Uruk (el Eanna) aparecieron unos pocos  pedazos de pared y de columnas, decorados con mosaicos.   Lo más curioso es que dichos mosaicos se crearon utilizando pequeños conos de barro a modo de teselas.  Los conos de distintos colores (se mezclaba el barro con pigmentos) se clavaban en el revoque creando dibujos geométricos de una gran belleza.  Solamente ha aparecido esa asombrosa muestra de ingenio decorativo, y no sabemos en realidad a qué tipo de edificio pertenece.  Habitualmente se le conoce como el Templo de los Conos de Uruk, pero hay sumeriólogos que opinan que podría ser un patio, y no necesariamente parte de un templo.  

Reconstrucción de cómo pudo ser una "escena familiar"
en el Palacio de Mari, pared decorada incluída
La última muestra de imaginación de los mesopotámicos, que también nos ofrece pistas sobre cómo debían ser los edificios (en este caso, palacios) la encontramos en la norteña ciudad de Mari, que no era exactamente una ciudad sumeria.  Los artesanos teñían el barro de colores y formaban largos y gruesos cilindros de dicho material, de unos 4-5 cm de grosor.  Luego trenzaban los cilindros de colores, creando una especie de "cuerda" multicolor de 20-30 cm de grosor.  Con esa "cuerda" cubrían los dinteles de las puertas y la parte alta de las ventanas. En las cabañas  tradicionales de cañas, aún en el actual Irak, la parte alta de las puertas se cubría y se cubre con un haz de cañas, a modo de refuerzo estructural y adorno. Posiblemente estas trenzas de barro fueran una forma de imitar esos haces de cañas, pero con una explosión de color. También los usaban para crear falsas columnas en las habitaciones.   ¿Esto se utilizó en Sumeria?  Es muy posible que sí, porque a partir de la III Dinastía de Ur, el arte de Mari estaba de moda.  Los sumeroacadios de bien, la "gente pija" gustaba de usar perfumes comprados en Mari, joyas diseñadas en Mari, cerámica de cerca de Mari, peinados inventados en Mari... Si el ser humano ha cambiado poco en 4000 años, es de suponer que también adoptaran las costumbres arquitectónicas de Mari.   

Ya se sabe. Lo pijo, se imita siempre, pero adorna un montón y se puede enseñar a las visitas.